Si vas a utilizar el texto, en forma total o parcial, o alguna de las imágenes por favor nombrá como fuente este blog. ¡Muchas Gracias!

sábado, 23 de julio de 2016

64 Desamparado destino


Decidí darme un ducha larga, quería estar debajo del agua mucho tiempo, como si eso arreglara algo. Como si el agua limpiara todos los problemas, los malos pensamientos, los momentos de mierda. Bajé la cabeza, vi como se iban por la alcantarilla todo el dolor, la angustia y la pena, se escapaban como una marea rojo escarlata, salían desde mis profundidades más íntimas y se iban por el negro agujero donde se perdían de vista. El calor fluía de mi cuerpo, en mi boca se mezclaba la densa saliva con el sabor salado de mis lágrimas y mis ojos ya no podían dejar de ver las tristes escenas de mi acabada vida. Mi alma huía acompañando a mi sangre y juntas se desprendían de mi sucio ser para salvarse de seguir existiendo.
Sólo quería darme una ducha muy larga, decidí morir debajo del agua, como si ello fuera a limpiar mi desamparado destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario